16.3 C
Córdoba
20 junio, 2024

El insólito maratón de los equipos del fútbol argentino: 46 partidos en 14 días, con la chance de River campeón


Las fechas 21, 22, 23 y 24 quedaron pegadas a la definición de la fase de grupos de la Libertadores y Sudamericana. El detalle y cómo puede afectar en el rendimiento de los futbolistas.

La secuencia ocurrió en una esquina de la Capital Federal, pero bien pudo suceder en cualquier rincón del país. “¿Hoy arranca o termina la fecha?”, preguntó uno de los dos hombres (eran dos hombres aunque claro que también pudieron ser dos mujeres) que charlaban en la puerta de un supermercado barrial. La sensación es inequívoca: nadie sabe cuándo comienza y cuándo acaba una jornada del torneo de los campeones del mundo, tal es el slogan de la Liga Profesional. Ahora, por caso, se transita por un trecho de 14 días (que comenzó el viernes 30 y que se pueden estirar hasta 18 o más, según se conozca la programación de la fecha 25) ininterrumpidos de 46 partidos que pueden coronar a River campeón. Sí, el fútbol argentino no para nunca. 

Lejano en el tiempo quedaron los domingos de fútbol con casi todos los encuentros a las 15:30. El negocio de la televisación se apoderó de todo. O casi. A mediados de la década de 1990, apareció como una excentricidad los partidos de los lunes a la noche que transmitía TyC Max. Un rato antes o un poco después, se sumó el duelo nocturno de los sábados. Hoy por hoy, ningún partido se superpone, salvo que se esté definiendo algo en la fecha final.

Lo que conviene preguntarse es que si es algo positivo que haya fútbol todos los días. ¿Motiva o aburre la repetición? No transita un buen momento desde lo estético el torneo argentino: en la última jornada, 8 de los 14 duelos terminaron con el marcador 1-0; se anotaron 25 goles.

Foto Juano Tesone - Clarín

Foto Juano Tesone – Clarín
Los futbolistas se cansan de tanto jugar y eso conspira contra el juego. Martín Demichelis avisó que tuvo que realizar una rotación masiva contra Barracas Central porque todos los jugadores corrían riesgo de lesión. River, entonces, regaló una sus peores versiones en el estadio Chiqui Tapia y cayó 2-1 ante uno de los equipos que peleará por no descender.

“La rotación era muy pero muy necesaria, venimos de un desgaste físico y mental, incluso mas grande en lo mental las ultimas semanas. Había chicos que antes del partido con The Strongest ya estaban al límite, con riesgos de lesiones. Con The Strongest, a la hora de analizar el partido, sentimos que habíamos perdido frescura, así que para mí estaba muy clara la rotación”, explicó Demichelis.

El debate existe desde hace años y las conclusiones son más o menos las mismas: en Europa se puede jugar dos veces por semana porque las distancias de recorridos son más cortas. Once de los 28 elencos de Primera jugaron copas internacionales este semestre. Argentinos, River, Boca y Racing aún compiten en la Copa Libertadores (Patronato, milita en la B Nacional), mientras que Gimnasia, San Lorenzo, Newell’s, Defensa y Justicia, Estudiantes, Tigre y Huracán lo hicieron en la Copa Sudamericana.

Viajar, se sabe, cansa. Y la fatiga trae lesiones. Ahí está la lista de caídos de Boca, que se ha ido multiplicando con el paso del tiempo. Marcos Rojo, Luca Langoni, Exequiel Zeballos, Luis Advíncula, Darío Benedetto, Ezequiel Fernández y Norberto Briasco son los futbolistas que no están a disposición de Jorge Almirón. El entrenador ha tenido que improvisar puestos y esquemas por la falta de recursos. Boca, igual, no juega mal por eso, pero puede servir como atenuante.

Foto: Twitter Boca.

Foto: Twitter Boca.
Otro de los duelos de la jornada pasada que llamó la atención fue Newell’s y Gimnasia: se produjeron tres lesiones en poco tiempo. Tanto la Lepra como el Lobo habían tenido competencia internacional en la semana y lo pagaron caro. El elenco de La Plata puede perder a su goleador y figura, Cristian Tarragona, por el resto de la temporada.

No la tienen más sencillo aquellos equipos que no juegan en el plano internacional: son los que pelean por no descender. Y pesa jugar con el fantasma del descenso rondando cerca. Para muestra alcanza con analizar el duelo entre Independiente y Huracán de la última jornada en Avellaneda. Fue, sin duda, uno de los peores del campeonato. Los futbolistas del Globo erraron pases simples a pocos metros de distancia. El Rojo, por su parte, marcó con algo de fortuna y se dedicó a esperar que el tiempo pase.

Foto MARCELO CARROLL - Clarín

Foto MARCELO CARROLL – Clarín
De la poca claridad de los formatos ya se ha hablado bastante. Así cómo el público no sabe cuándo comienza una fecha, tampoco conoce a fondo la modalidad de las competiciones, que sufren modificaciones año a año. A mitad de camino se abolió un descenso y todo lo que se pensó en largos meses de estudio se esfumó en un par de segundos de unánime votación. Después de este torneo largo en el que muchos jugadores que lo iniciaron ya no están por un tema de calendario, se jugará la Copa de la Liga (desde el 20 de agosto hasta el 23 de diciembre) en la que sólo computarán para el descensos los partidos de la fase regular.

Rueda la pelota, todos los días y a toda hora. Y no importa demasiado la estética ni el riesgo de las lesiones: lo primordial es que haya partidos.

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS