10.8 C
Córdoba
16 junio, 2024

Lucas Beltrán, goleador del River campeón: de alcanzarle botellitas a Dybala a lograr que nadie extrañe a Julián Álvarez

Así como alguna vez fue Javier Saviola, otras veces Fernando Cavenaghi, y más acá en el tiempo Julián Álvarez, un equipo campeón de River vuelve a tener un goleador que surgió de sus divisiones inferiores (a las que llegó con 15 años luego de jugar en las Infantiles y la Novena de Instituto de Córdoba). En esta oportunidad, ese lugar es para Lucas Beltrán, quien con 11 tantos fue el máximo anotador del equipo de Martín Demichelis en el certamen.

Y el último de esos 11 tantos lo hizo para abrir la victoria contra Estudiantes, el partido en el que River confirmó el campeonato. Al minuto de juego, recibió una asistencia de González Pirez y definió de primera con el botín derecho para cruzar la pelota. Otra vez el cordobés convirtió un gol importante. Y los hinchas se lo reconocieron: en el segundo tiempo fue ovacionado por los hinchas cuando Miguel Borja lo reemplazó.

Beltrán fue un goleador implacable en la Liga, cuyo juego fue creciendo hasta asentarse como el 9 del equipo, por sobre figuras como Miguel Borja y Salomón Rondón. De hecho, el cordobés de 22 años arrancó el año como suplente y recién en la quinta fecha fue titular por primera vez, en el encuentro con Arsenal. Luego, volvió a ser suplente con Lanús y regresó al once inicial a partir de la séptima jornada, contra Godoy Cruz.

Cuando Demichelis empezó a jugar con cinco volantes, el elegido para ser el único centrodelantero fue Beltrán. Y cuando optó por el doble 9, salvo en alguna excepción, el Vikingo fue una fija, como así también cuando lo acompañó con Pablo Solari.

Los 10 goles anteriores de Beltrán en el campeonato fueron fundamentales para edificar el liderazgo de River en el certamen. El primero de ellos, justamente, fue determinante. Se lo hizo a Lanús en la quinta fecha y sirvió para asegurar el triunfo (2-0) sobre el Granate en La Fortaleza, donde el Millonario consiguió una victoria importante que ofició de click en un momento complicado, tras la derrota con Arsenal. Desde ahí, el equipo de Núñez hilvanó una racha de 8 juegos ganados de manera consecutiva.

Ante Godoy Cruz, en la vuelta a la titularidad, confirmó que estaba para adueñarse del puesto ya que metió un doblete y fue la figura de la cancha. Después llegaron más goles: a Sarmiento (1), a Gimnasia (1), a Vélez (1), a Banfield (2), a Instituto (1) y a Colón (1). Al inicio de su racha goleadora, después de sus dos tantos al equipo mendocino, Beltrán le confesó a Clarín: “Ojalá pueda seguir el camino de Julián Álvarez. Quiero triunfar en el fútbol y las expectativas que tengo son muy altas”.

Una charla que cambió todo​

La comparativa de Beltrán con Álvarez se da no sólo en cuanto a los goles, sino también en algunas características del juego, como en la presión constante sobre los defensores rivales. Ese aspecto fue potenciado por el cordobés con Gallardo, pero lo inició en la Reserva junto a Luigi Villalba.

De hecho, una charla con Villalba en una pretemporada con la Reserva de River en San Jorge, a comienzos de 2018, les hizo click a los dos. Luigi había observado que ambos volvían caminando y no aportaban a la recuperación del equipo. Entonces, en una charla en el vestuario les mostró los videos y les dijo: “Ven. Cuando vuelven parecen dos señoras caminando por la calle Florida con bolsas en las manos. Tienen que correr más y presionar a los defensores”. Estallaron las risas. Lo tomaron para bien y desde ahí comenzaron a fortalecer el trabajo de recuperación.

En septiembre de ese año, Gallardo los hizo debutar juntos de manera extraoficial en Primera en un amistoso contra Talleres en Córdoba. Un mes más tarde, Álvarez hizo su estreno oficial en el Monumental, luego jugó la final –y fue campeón- de la Copa Libertadores, y su carrera fue meteórica hasta ganar la Copa América y la Copa del mundo con la Selección y llegar al Manchester City, donde, en su primera temporada, consiguió el triplete: Champions, Premier League y FA CUP.

Por su parte, Beltrán debutó oficialmente en diciembre de 2018 en un encuentro ante Gimnasia en el Monumental, una semana antes de la final de la Libertadores en Madrid. A él le costó más y tuvo que reinventarse cuando fue a préstamo a Colón de Santa Fe. Lo aprovechó, volvió y ahora es un volcán lleno de goles, al que ya miran desde Europa.

De hecho, hace pocas semanas llegó una oferta del Friburgo de Alemania por 10 millones de euros, a la que River rechazó porque no tiene pensado transferirlo. Entonces, solo podría irse por la cláusula de rescisión, la cual asciende a 20 millones de euros y puede elevarse a 25 millones de la misma moneda si la venta se da 10 días antes del cierre de pases en el Viejo Continente, es decir entre el 21 y el 31 de agosto.

Por ahora, River disfruta del buen presente de Beltrán, el chico que le alcanzaba las botellitas de agua a Paulo Dybala, su gran referente y amigo de la familia ya que jugaba con uno de sus hermanos en las Inferiores de Instituto. Y espera contar con él para la Copa Libertadores, el gran objetivo que tendrá por delante el equipo de Núñez tras haber conseguido el título en la Liga Profesional, para el que el cordobés de Córdoba capital aportó mucho.

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS