20.3 C
Córdoba
14 junio, 2024

Hernán Lacunza: «Antes que levantar el cepo hay que eliminar el déficit fiscal y dejar de emitir»

Al presentar sus nueve medidas para bajar la inflación, el precandidato Horacio Rodríguez Larreta dijo este viernes que el cepo se tiene que estar levantando en diciembre de 2024, es decir al finalizar el primer año del próximo mandato presidencial. En la discusión entre economistas, a algunos les parece muy poco tiempo, a otros demasiado.

Clarín consultó a Hernán Lacunza, uno de los referentes económicos de Rodríguez Larreta, para consultarle por qué en el espacio de HRL se fijó en un año la eliminación del cepo cambiario. A continuación, un resumen de lo conversado

– ¿Por qué terminar a fines de 2024 con un problema tan grave? ¿Es imposible hacerlo antes?

– El cepo o la regulación cambiaria es una consecuencia de los desajustes y su importancia, como problema, va más allá de los plazos. La verdad es que se va a levantar cuando se pueda, y eso va a ocurrir cuando se cierre el agujero fiscal y se deje de emitir moneda para financiar el déficit. Esa secuencia es la única manera, a mi juicio, de pensar y resolver el problema del cepo. En otras palabras, para salir del problema hay que poner los caballos delante del carro. No al revés. El cepo, como la inflación o la deuda son consecuencia de hacer las cosas al revés de como deben hacerse.

– ¿Qué pasa, a su juicio, si se desmontan los controles cambiarios demasiado rápido?

– Peor que sacar el cepo es levantarlo cuando no están dadas las condiciones, porque eso sí va a provocar una salida de capitales y una presión sobre el dólar que provocará un efecto “puerta 12” y eso, seguro, es peor que no levantar el cepo. Pero seamos claros, el cepo es una tragedia, y dejar atrás esa tragedia no es fácil.

– El cepo puede esperar un año, pero ¿Alcanza un año para llegar a déficit y emisión monetaria cero? Es menos tiempo, en el caso del déficit, del que se propuso Mauricio Macri cuando inició su mandato

– Hay que tomar las acciones correctas y dar las señales indicadas. Lo importante es dejar de emitir pesos y corregir el agujero fiscal.

– ¿Se puede, en un año?

– La cuestión fiscal, monetaria y cambiaria, el propio cepo, es una discusión aburrida, es más marketinero ofrecer una solución mágica y decir que se arregla todo en un día. Pero la verdad es que no es así. Hay que lograr bajar la inflación, aumentar el ingreso de divisas, y eso se logra dando las señales correctas. En definitiva, el momento ideal para levantar el cepo será el día en que resulte irrelevante hacerlo, es decir cuando la brecha haya bajado significativamente y se haya restablecido la confianza. Desde ya, que se hable tanto de dolarización, que para mí es inviable, no contribuye a la deseada normalización cambiaria.

– Insisto con el déficit cero. ¿Cuál sería la hoja de ruta en el arranque de un eventual gobierno de Rodríguez Larreta?

– Hay que insistir en que el déficit fiscal cero es necesario e inexorable. Por no frenar el déficit sufrimos una inflación del 50% en 2021, del 100% en 2022 y este año estaremos cerca del 150%. Y si seguimos así, sin cerrar el agujero fiscal, vamos a llegar al 300%. Es un desafío bajar el déficit y en la secuencia inicial seguramente estaremos hablando de bajar subsidios de todo tipo, normalizar las tarifas de los servicios públicos, eliminar exenciones impositivas y sectoriales, reducir las transferencias discrecionales a las provincias… También bajar sensiblemente el déficit de las empresas públicas, que llega a 6.000 millones de dólares, aunque una parte importante de esa cifra, la que corresponde a Enarsa, se superpone con los subsidios energéticos

– Rodríguez Larreta dijo que el cepo se levantaría, además, una vez que se unifiquen 18 tipos de cambio. ¿Cómo espera que evolucione la brecha cambiaria?

– El tipo de cambio y la brecha van a reflejar lo creíble que sea la política económica. Lo que se haga por las buenas se va a traducir en competitividad. Lo que no se haga por las buenas lo hará el precio del dólar por las malas.

– Esta semana, Daniel Artana, quién trabaja con Carlos Melconian en el programa de la fundación Mediterránea, aceptó que no será fácil bajar impuestos.

– Estoy de acuerdo. La prioridad tiene que ser, al principio, bajar gastos. No se pueden bajar impuestos sin antes bajar los gastos.

– También se habló de que no será fácil abrir la economía.

– Hay que trabajar muy bien ese tema. Pero lo que no se acepta más es este modelo soviético de que hay que preguntarle al Secretario de Comercio si te da permiso para importar. Eso es absurdo y no va más. Lo primero que hay que hacer es normalizar el comercio.

– Cómo están viendo los últimos meses de este Gobierno, y sobre todo la cuestión FMI, reservas y precio del dólar?

– En los últimos tres meses mirábamos las reservas netas porque el dato de las reservas brutas no servían. Hay una confusión total ahora con la irrupción de los yuanes, de cuánto nos permiten gastar los chinos, de si hay o no un nuevo dólar soja. Si se miran bien los números del Banco Central se comprueba que están vendiendo lo que no tienen. Las reservas brutas caen verticalmente y las reservas netas se ensucian con información poco creíble. Un día informa que vendieron algo pero a los dos días se corrige y la cifra es peor. Están mintiendo.

– ¿Esperan algo de la negociación con el FMI?

– El Gobierno no ha cumplido una sola meta. Y entiendo que el Fondo no quiere entregar dólares para quemarlos alegremente. Sin un programa fiscal, monetario y financiero creíble para llegar a diciembre no sé qué puede pasar, sinceramente.

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS