16.3 C
Córdoba
20 junio, 2024

Con varios frentes abiertos, Sergio Massa dice que no se va y seguirá con su doble rol de ministro-candidato


Pese a las promesas, el viaje para cerrar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional se posterga y el ministro de Economía encarará el camino rumbo a las PASO agobiado por la tensión cambiaria y una inflación que no cede.

Sergio Massa se cansó de escuchar que se hable de su posible salida del Ministerio de Economía. De dirigentes de su confianza, de los que no duda de sus intenciones, pero también de opositores y periodistas que consideran incompatible el doble rol, en medio de las idas y vueltas por el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que se posterga más de lo previsto. El tigrense despejó dudas en las últimas horas, cuando en medio de nuevas versiones que daban cuenta de que analizaría la posibilidad de dejar el Palacio de Hacienda, aseguró que «no» va a dejar su cargo y que se desdoblará en su función incluso más allá de las PASO. «Mi primera responsabilidad es el Ministerio, voy a seguir«, le dijo el precandidato presidencial de Unión por la Patria a un interlocutor de su confianza, según pudo reconstruir Clarín de fuentes massistas. 

Es una definición clave del ministro, que en los últimos días profundizó sus apariciones con tinte electoral en actividades de gestión. No representa una sorpresa: era insostenible ese límite que él mismo se había impuesto de hacer campaña sólo los fines de semana. Así, aunque todas sus intervenciones se dan en el marco de decisiones que coordina desde Hacienda, forman parte de la hoja de ruta rumbo a las PASO más que una necesidad de su área y del Gobierno.

Un ejemplo de eso fue su presencia en el anuncio de nuevos créditos para jubilados, junto a la camporista Fernanda Raverta, una escena pensada con un doble efecto: por un lado, seducir a un electorado postergado y afectado por la inflación; pero también para profundizar la estrategia de -como contó Clarín interpelar al votante ultrakirchnerista. Los videos que grabó para redes sociales con la referente de la agrupación de Máximo Kirchner dan cuenta de eso. Un objetivo similar persiguió el desembarco en el Conurbano que realizó este jueves con Axel Kicillof y el viaje a Catamarca junto al ministro del Interior, Eduardo «Wado» de Pedro.  

La satisfacción por la desaceleración de la suba de la inflación que registró el INDeC durante el mes de junio, con el 6 por ciento que se difundió este jueves, duró poco: en el Ministerio de Hacienda siguieron con preocupación los pronósticos de los especialistas que anticipan un rebote en julio, y una reacción adversa de los mercados, con la suba del dólar blue que trepó 10 pesos, con un acumulado semanal de $30, y llegó a $522.

En el massismo hay dirigentes que preferirían que el tigrense se alejara de su cargo y dejara a su viceministro Gabriel Rubinstein, para enfocarse en la campaña y así evitar pagar el costo de las malas noticias que arroja la delicada situación económica. «No puede ser candidato y ministro mucho tiempo más. Espero que se decida antes de las PASO», dijo a Clarín un dirigente del Frente Renovador de la primera hora que no integra su equipo en la gestión. No parece un escenario probable, al menos por el momento, a pesar de que la oposición aprovecha cada definición del tigrense para reclamarle por los problemas de la economía. 

Quienes escucharon al tigrense en las últimas horas, lo advirtieron «cansado» por su extenuante agenda, pero se fueron convencidos de que no analiza tomarse licencia. «El Ministerio y la campaña es mucho, pero él está contento y va a seguir», explica uno de ellos.

Uno de sus más estrechos colaboradores asegura que Massa va «a seguir hasta muy avanzado» el proceso electoral. «No lo veo fuera de economía porque garantiza que haya orden y paz social», justifica, con cierta cuota de exageración.

Para fortalecer su postura, Massa se apoya en quienes ven a la gestión un activo clave para mostrarse como candidato. No son pocos. «¿Si se va, desde qué otro lugar puede prometer que hay futuro?«, replica un dirigente que dice no tener dudas que «el Massa ministro es la mejor versión de Massa candidato». 

Y recuerda que el tigrense convirtió un dato adverso como es la falta de definiciones con el Fondo en una oportunidad para cruzar a la oposición, cuando acusó a economistas de Juntos por el Cambio por supuestamente haberle pedido a funcionarios del organismo de créditos que «‘no le den nada’ al Gobierno.

En Hacienda, por otro lado, también desestiman argumentos como el que planteó en Radio Rivadavia Alejandro Werner, un ex director del FMI, que sostuvo que «lo correcto» sería que Massa «renuncie como ministro» ya que el doble rol «presenta conflictos de intereses». «Es un disparate», rechazaron.

Ya con el control de hecho de la comunicación de Casa Rosada, mientras intentará destrabar el acuerdo con el Fondo, Massa prepara para la semana próxima una batería de anuncios previo a la veda que empieza a regir el miércoles, 25 días antes de las primarias. «La campaña es la gestión», insisten en su entorno.

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS