16 C
Córdoba
21 junio, 2024

El plan del kirchnerismo para pactar con los dialoguistas y frenar el operativo seducción de Milei en Diputados

El avance de los proyectos en Diputados para recomponer el presupuesto universitario generó un alerta para el Gobierno, más allá del tema puntual, por la posibilidad de que funcione como un posible quiebre en cuanto a la caída de barreras para acordar entre los diversos sectores no oficialistas, en particular de los reparos que ponía parte de la llamada oposición dialoguista para coincidir con el kirchnerismo.

“A lo mejor vamos dejando de ser la mancha venenosa”, chicaneó un referente de Unión por la Patria. A los radicales, que habían pedido la sesión del martes para empujar el debate, les costó sostenerla una vez que el Gobierno y los aliados del PRO maniobraron para que desistieran.

Ya está, nos desacomplejamos. Eso es clave, porque es la única manera de que el Congreso funcione”, observó uno de los correligionarios del sector crítico de Javier Milei, que venía pujando para que su bloque tomara una postura más opositora sin que las eventuales coincidencias con el kirchnerismo actuaran como un freno.

Principalmente con el propósito de completar el trámite de la Ley Bases en el Senado, aunque acaso también ante este aviso en Diputados, el jefe de Estado ensayó un discurso menos confrontativo en Córdoba y prometió como siguiente paso avanzar con la rebaja de impuestos, una “zanahoria” para los dialoguistas en palabras de un encumbrado radical.

“Presidente, no deje para mañana lo que puede hacer hoy”, le dedicaron los senadores de Unión por la Patria, en un comunicado en el que enumeraron los impuestos que aumentó o repuso (IVA a la canasta básica, Ganancias, País y combustibles) y reclamaron que avance con la propuesta en el proyecto de Ley Bases y no después.

Javier Milei, antes de su discurso por el 25 de mayo, en Córdoba. EFEJavier Milei, antes de su discurso por el 25 de mayo, en Córdoba. EFEEl quórum compartido entre Unión por la Patria, la UCR y otros bloques como Hacemos (presidido por Miguel Pichetto), la Coalición Cívica, la izquierda y los diputados que responden a los gobernadores de Salta, Misiones, Río Negro y Santa Cruz -al cabo, 152 votos- había disparado especulaciones y preguntas sobre el alcance.

¿Implicará un cambio de escenario que destrabará acuerdos en otros temas? ¿Tendrá algún impacto en la definición de la Ley de Bases en el Senado? “Esto es día a día, y por momentos hora a hora”, se cuidó de no dar nada por descontado una espada kirchnerista, luego de celebrar el golpe propinado al oficialismo.

Más allá de la desconfianza (mutua), el episodio del presupuesto para las universidades alentó en alguna medida las expectativas de Unión por la Patria de atraer senadores de otros bloques para rechazar el proyecto ya aprobado por Diputados en la votación en general. Otros lo relativizaron, con el argumento de que cada Cámara tiene su lógica y lo que suceda en una no se traduce de manera lineal a la otra.

El radicalismo, incómodo en la etapa que arrancó el año pasado –bastardeado por Milei y a distancia del kirchnerismo, por momentos en un “no lugar” como reconocen algunos de sus integrantes-, quedó en el centro de la escena y también de las críticas por la sesión, impulsada por Rodrigo de Loredo luego de que el Gobierno habilitara los fondos para la UBA -también un acuerdo para la reactivación de la Universidad Nacional de Río Tercero-, del interés de dirigentes de la UCR, y dejara a otras 60 casas de estudio al margen de la recomposición.

“Habían quedado tan mal que tuvieron que empujar el tratamiento, y sabían que nosotros lo íbamos a acompañar”, marcaron en el kirchnerismo, que puso como condición que también avanzara el debate por la restitución del Fondo de Incentivo Docente. Aun así en Unión por la Patria reconocieron a los radicales por sostener la convocatoria: “Se bancaron la presión del Gobierno”.

“Nos arrastraron por su interna y ahora lo que era el espacio dialoguista quedó desarticulado”, también pasaron facturas a la UCR desde la Coalición Cívica. El episodio a su vez disparó una fuerte discusión entre radicales y macristas en el recinto. Cristian Ritondo chicaneó sobre un “interbloque” entre Unión por la Patria y el radicalismo. “No te pedían tanto”, respondió De Loredo a las críticas de Alejandro Finocchiaro.

El discurso de Milei, con la mirada en los dialoguistas

El jefe de la bancada de la UCR fue uno de los opositores que asistió al acto de Milei en Córdoba, valoró el discurso “conciliador y pragmático” del Presidente y consideró una “consigna constructiva para la sociedad” la anunciada baja de impuestos. “El medio y la racionalidad tienen que explicarse, a diferencia de los extremos que son nítidos y claros. Al Gobierno le damos las herramientas mejoradas, pero lo previsional y lo educativo son dos límites en temas que no resisten más”, dijo De Loredo a Clarín.

Rodrigo De Loredo, jefe del bloque de Diputados del radicalismo. Foto: Federico López Claro.Rodrigo De Loredo, jefe del bloque de Diputados del radicalismo. Foto: Federico López Claro.Los opositores buscarán volver a sesionar el 4 de junio, para aprobar la suba del presupuesto universitario -salvo que el Gobierno consiga desactivar el conflicto en la reunión con los rectores, este lunes- y también el cambio en la fórmula de movilidad jubilatoria. Los dictámenes quedaron divididos, para mantener cada espacio sus propuestas, aunque en el recinto procurarán acordar para no bloquearse entre sí.

En silencio, el kirchnerismo mantiene latente el intento de rechazar el DNU en Diputados. En una reunión de bloque, Unión por la Patria ratificó que se trata de una “prioridad” y esperarán el momento más oportuno para reunir unos 20 votos que le faltan para llegar a los 129. En los últimos debates bajaron el nivel de confrontación, con ese propósito. “Tratamos de no responder agravios, son los que tenemos que ir a buscar”, indicó Germán Martínez.

Pablo Juliano, uno de los radicales críticos del Gobierno alineados con Facundo Manes, presionará que se discuta su proyecto para reformar el régimen de tratamiento de los DNU y que sea necesario el aval de las dos Cámaras. Será un modo lateral de poner en agenda la vigencia del decreto 70/23.

El posicionamiento más crítico de un sector del radicalismo -tres diputados presentaron una denuncia penal contra Milei por los gastos del viaje a España- y de Elisa Carrió potencian las expectativas del kirchnerismo. También las dificultades en las provincias. «Muchas veces son las que pagan el costo del ajuste», marcan.

El número de integrantes de Unión por la Patria en la Cámara baja -99, el bloque más numeroso- funciona como un argumento para el grupo de los dialoguistas decididos a avanzar con proyectos contra el Gobierno. “Es la única manera de que el Congreso se mueva. No discutimos si Cristina fue la mejor presidenta de la historia. Vamos a ir por temas, a fondo. El día que la oposición no tenga miedo de que la llamen kirchnerista cambia el país”, aseguró un radical a favor de los acuerdos con Unión por la Patria.

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS