21 C
Córdoba
21 junio, 2024

Internas y falta de gestión: uno por uno, los funcionarios que no funcionaron para Milei

En casi 6 meses de gobierno Javier Milei perdió decenas de funcionarios de distinta categoría -dos de gran relieve como Nicolás Posse y Guillermo Ferraro– producto de las internas y de las presiones por el andar de una gestión que, según reconocen en algunos círculos de LLA y en los aliados del PRO, no termina de arrancar. Es una dinámica sorpresiva sólo comparable con la afiebrada agenda exterior del Presidente que tampoco parece tener precedentes.

Si bien el ministerio que sufrió la mayor cantidad de bajas fue Capital Humano, con al menos 14 renuncias de secretarios y subsecretarios, la salida del jefe de Gabinete y su alfil en la AFI, Silvestre Sívori, provocaron un terremoto político hacia dentro del equipo de gobierno, Tal vez por ello la puesta en escena que dispuso Guillermo Francos en un bar cercano a la Casa Rosada intentando mostrar a un gabinete unido.

Es que tanto Posse como Guillermo Ferraro, no sólo tenían la confianza plena de Milei sino que habían participado activamente en la campaña electoral que lo depositó en el sillón de Rivadavia. Casualmente la versión oficial daba cuenta que el exministro de Infraestructura había dejado su cargo por roces con el entonces jefe de gabinete.

Como sea, nadie parece tener el puesto asegurado en el equipo de colaboradores del Presidente, con excepción de su hermana Karina y del influyente asesor Santiago Caputo; el sucesor de Sívori sería una persona «de su confianza», según se pudo averiguar.

En el superministerio que conduce de manera férrea Pettovello se produjo la mayor cantidad de deserciones. En la previa a la masiva marcha universitaria del 23 de abril pasado, Maximiliano Kezceli dejó su cargo, en los papeles director de asuntos legales pero que tenía influencia en distintas áreas y oficiaba como número 2 de la cartera.

En Trabajo se fue el primer secretario, Omar Yasin, como fusible por el escándalo por los aumentos de sueldo de los altos funcionarios de febrero pasado (semanas después dejó su cargo Armando Guibert, secretario de Modernización del Estado de la Jefatura de Gabinete). Antes había renunciado Horacio Pitrau y después Mariana Hortal Sueldo, ambos efímeros subsecretarios de Trabajo. Ese cargo parece cargar con «malas ondas» durante esta administración: la semana pasada fue desplazada la subse Liliana Archimbal.

En Capital Humano también dejó su cargo el extitular de la Casa Patria Libertad Marcelo Rubén Basilotta, el subsecretario Administrativo Agustín Sánchez Sorondo y el subsecretario de Economía Social, Rodrigo Aybar (ahora reviste como secretario de Vivienda).

Pero, quizás, la primera renuncia de alto impacto de esta administración se produjo en febrero pasado cuando sucumbió en Diputados la primera versión de la ley Bases: el entonces titular de la Anses, Osvaldo Giordano, fue despedido casualmente por Posse como consecuencia del malestar interno que generó el voto en contra del proyecto oficial de Alejandra Torres, esposa del dirigente cordobés.

En medio de un escándalo con versiones cruzadas, hace semanas el ministro Luis Petri (Defensa) le pidió la renuncia a quien revestía como su jefe de Gabinete, Carlos Becker.

En Seguridad, Sebastián García de Luca, ex viceministro del Interior durante la gestión de Mauricio Macri, renunció al cargo de secretario de Articulación Federal.

El 9 de mayo el entonces titular del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), Juan Manuel Troncoso, dejó su puesto en medio de supuestas discusiones por el freno a un aumento salarial para el directorio de la entidad.

En Economía también abandonaron la gestión el ex subsecretario de Agricultura, Germán Di Bella y el ex subsecretario de Fortalecimiento Productivo y Sustentable PyME, Pedro Vigneau.

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS